+34 969 236 221 titeres@mambru.es

follow site ¿Por qué saben las abuelas tanto de hierbas?

 

¿Cómo se dan cuenta de que te duele la tripa o de que estás mintiendo?

¿Qué guardarán en el baúl ese del dormitorio que nunca te dejan abrir?

“Brujas”, esta obra, narra la metamorfosis de una abuela de pueblo cuya vida se ve invadida casualmente por la magia. Un error en el servicio de correos hará que un curso de brujería transforme lo cotidiano en algo insólito y extraordinariamente divertido. Su entorno, la casa, el huerto, incluso el carácter del gato irán cambiando mientras ella completa su transformación, ayudada por los pequeños monstruo-mascotas de la organización, pero…

¿Qué va a pasar cuando vuelvan sus nietos?

 

Érase una vez el País de los Cuentos, el País de Fábula, un lugar donde los personajes de los relatos infantiles sobreviven aunque ya nadie narre su historia. Los demás los mantienen vivos con el deseo  de que sean recordados con un saludo mágico que acaba… y que alguien cuente su cuento.

Cuando el Dragón Tragaletras empieza a devorar letra a letra el saludo y los protagonistas enferman, sólo la astucia podrá salvarlos.

El éxito de esta obra reside, por un lado en su versatilidad y gran atractivo visual, y por otro en la interacción con el público.

Los títeres de varilla superior e hilo (estilo clásico del s.XVII) y un espectacular dragón de gomaespuma (muppet) se manipulan sobre un sistema de tarimas que se montan delante del público. Los decorados de madera y la exquisita talla de las figuras de corte más clásico contrastan vivamente con el tratamiento novedoso de la narración y de la personalidad de los protagonistas. Una fábula moral sobre el triunfo de la inteligencia sobre la fuerza, del lenguaje sobre las armas y de la igualdad de sexos, porque finalmente será la princesa la que resuelva el problema, pese a ser una chica, pese a ser más débil…

Los protagonistas se enfrentan a sus problemas siempre desde la reflexión, maduran durante la obra y al final descubren que “el malo” no lo era tanto y que siempre es mejor convencer que vencer. Toda una filosofía en una sociedad cada vez más agresiva.

 

La paz y la tranquilidad de los habitantes del País de Fábula se verán truncadas por la llegada del Ogro Tragavivos, que destruirá toda la ciudad si no le entregan cada día dos niños para comer.

 

Gracias al ingenio de Pedro, un pastorcillo que vive en la montaña, se pondrán salvar todos los niños de la ciudad, pero… ¿qué pasará con el Ogro…?

“Pedro y el Ogro” es un espectáculo inspirado en “El ogro comeniños” de Fernando Lalana y llevado al teatro de títeres de forma original y divertida.

El ogro Tragavivos es un “marote” con boca articulada de 180 cm de estatura; su presencia en el escenario no deja indiferente a nadie. Pedro, el protagonista, Primitivo y el Doctor, son bunrakus de peana de 80 cm de altura, cuyo espacio escénico está formado por dos baúles articulados y móviles que forman una tarima a 40 cm de altura del suelo, sobre la que se ejecuta la acción. El Rey, Raúl y Adrián son tres pequeños títeres de guante que mostrarán su destreza con la cachiporra, mientras que Ginkgo, el perro de Pedro, las ovejas y los cerdos corretean por todo el escenario guiados por una varilla superior. Una breve escena de sombras chinas, que nos describe el periplo de Tragavivos por el más allá, completa la exquisita exhibición de técnicas de esta propuesta escénica.

Con una puesta en escena imaginativa y una gran interpretación, se ha conseguido un espectáculo contemporáneo sobre una estructura de cuento clásica, de atractivo visual y ritmo dinámico, donde las acciones sorprenden al espectador a cada instante.

 

En “Fábula Fabulosa” aparecen ratones y cuervos, gallos y vacas, pero sobre todo zorros. Además en la fábula hay risas, secretos, aventuras… pero eso no es todo, también hay montañas, ríos, tormentas… En la fábula hay historias que hacen reír, otras temblar de miedo y algunas soñar pero, sobre todo, lo que hay en la fábula es amor.

Mambrú, como ya es habitual en su trabajo, parte de cuentos clásicos para llevarnos de la mano a un lugar mágico donde todo puede suceder, en este caso con los animales como protagonistas. Una adaptación de fábulas populares acompañadas de música en directo para lanzar un mensaje: lo único necesario es el amor.

“Fábula Fabulosa” es un trabajo de creación conjunta entre actor y director donde los títeres son los actores y los actores son los títeres, donde la escenografía es música y los músicos son parte de la escenografía.

Ver vídeo

 

Nuestra protagonista nace con dos ojos en un planeta de tres. Necesita ayuda para realizar muchas tareas que los demás realizan en su vida cotidiana: ver a través de las paredes, las estrellas sin telescopio… Cuando cree que no podrá ser útil, que no encontrará un trabajo, descubre que es capaz de ver el color, mientras que los demás lo hacen en gama de gris. Esta facultad hará que se convierta en la narradora más afamada del planeta.

“Rojaflor” es una obra de teatro de títeres con actores, o de actores con títeres, dedicada a todos aquellos que son diferentes, a los que son más lentos (o menos rápidos), a los que no son capaces de seguir a sus compañeros… porque estamos convencidos de que si nos parásemos a escuchar su interior nos daríamos cuenta de que encierran mundos maravillosos que ni siquiera alcanzamos a imaginar.

El principio V de los Derechos del Niño pide que ningún pequeño se vea abandonado por sus limitaciones. Con “Rojaflor” nos gustaría contribuir a ello. El niño física o mentalmente impedido, o que sufra algún impedimento social, debe recibir el tratamiento, la educación y el cuidado especiales que requiere su caso particular.

Idea: Marta Méndez / Jesús Caballero (con adaptación de cuentos populares).